¿Por qué la desaparición de las abejas puede provocar el fin de la Humanidad en 35 años?

Un estudio encargado por la Organización de Naciones Unidas desvela que la extinción de insectos polinizadores, como las abejas o las mariposas, podría tener serias y negativas consecuencias para la vida humana.

Seguir leyendo «¿Por qué la desaparición de las abejas puede provocar el fin de la Humanidad en 35 años?»

¿Por qué debemos dudar de la información de los estudios científicos?…

uniti

La cualidad “científica” de la información no la exime de errores humanos, y sobre todo, de objetivos políticos al ser presentada bajo un formato que tal vez no miente pero sí omite. ¿Por qué es importante dudar de la información en una era de sobresaturación?

¿Cuántas veces hemos leído titulares como “Estudio muestra que las mujeres son más listas/aptas para el trabajo/longevas que los hombres”, o algunos más radicales como “La evolución pudo habernos puesto alas en lugar de piernas”? En las notas que leemos a diario en Internet sin duda una parte del gancho está en que páginas como Pijama Surf y otras puedan ofrecer contenido de calidad que además se ofrezca en un formato interesante. El problema es que mucho del contenido que aparece en Internet, especialmente tratándose de datos apoyados en estudios científicos, en ocasiones presentan inconsistencias o crasos errores desde las fuentes.

Esto depende tanto del ecosistema web de información como de la propia metodología utilizada para recabar los datos. Para nosotros, como lectores e internautas, se trata solamente de datos curiosos, interesantes e incluso relevantes para pensar nuestra vida social y nuestro momento histórico; sin embargo, para los creadores de los estudios, se trata muchas veces de ejercer presupuesto de sus departamentos universitarios, o en el caso de grandes compañías, de mantener sus productos en el mercado a través de la influencia en la opinión pública que tienen los estudios “científicos.”

¿Qué pasa por ejemplo con las declaraciones del CEO de McDonald’s, Don Thompson, respecto a que su compañía es el mayor comprador de fruta de los Estados Unidos sólo porque ofrecen manzanas como parte de su paquete de desayunos? Este es un caso típico de descontextualización: efectivamente las manzanas son frutas, pero es mucho más prestigioso decir que McDonald’s es el mayor “comprador de frutas” (implicando un férreo compromiso con la salud de sus consumidores, pues las frutas, como sabemos, son más saludables que la comida rápida) que simplemente “el mayor comprador de manzanas”, lo cual recordaría más bien a la bruja malvada de Blanca Nieves.

Descontextualizar no es la única herramienta para legitimar un resultado obtenido mediante una metodología poco cuidadosa. Los estudios científicos también dan forma al panorama político y sirven para aprobar o desaprobar leyes; cuando estas leyes dependen de cierto consenso de la opinión pública, esta trampa es mucho más patente. Tomemos por caso la reciente votación de la propuesta 37 en California, la cual iba a promulgar una ley para que los productos genéticamente modificados (GMO) tuvieran una etiqueta distinta y el público pudiera elegir si comprarlos o no.

Por entonces apareció un estudio que afirmaba que si los GMO se etiquetaban de diferente modo los precios de la comida subirían; el nivel inicial de aceptación de la propuesta bajó radicalmente a partir de dicho estudio, y posteriormente la propuesta 37 fue descartada. ¿En qué consistía el estudio? En él se asumía que los consumidores estadunidenses tienen los mismos hábitos de compra que los consumidores europeos; en Europa, cuando los GMO por ley tuvieron que ser etiquetados y diferenciados de los productos orgánicos, muchos productores quitaron los productos genéticamente modificados no sólo de la fórmula sino también de sus productos.

Los GMO más utilizados son la soya y el maíz, presentes en casi cualquier tipo de comida procesada, por lo que efectivamente al utilizar productos orgánicos los precios de la comida procesada subieron. Sin embargo, el estudio deja fuera un elemento clave: que el público estadunidense no tiene los mismos hábitos de compra que el europeo; mientras en Europa la gente está dispuesta a pagar más dinero por comida orgánica, en Estados Unidos esta aún es un lujo que no todos están dispuestos a costear. De este modo, y gracias a un manejo poco preciso pero interesado de la información, la propuesta 37 no fue aprobada en California en 2012.

Los estudios “científicos” son comisionados muchas veces por compañías que desean proteger sus intereses. Cuando los apicultores europeos comenzaron a quejarse de la alta mortandad de las abejas a causa del pesticida Imidacloprid fabricado por el laboratorio Bayer, el laboratorio farmacéutico tuvo que demostrar que su producto no afectaba a las abejas. En 1993, Bayer situó el límite de detección de esta sustancia en 10 partes por billón (ppb) al analizar nectar y polen en cultivos tratados con Imidacloprid; mediante este análisis, la sustancia fue indetectable y la compañía quedó bien librada. Pero unos años después, en 1999, otro estudio analizó girasoles en la misma zona que contenían entre 1.9 ppb y 3.3 ppb del pesticida –cantidades mucho menores que las 10.0 ppb que Bayer buscó. Y no sólo eso, sino que otro estudio en 2001 encontró que la cantidad necesaria para matar una abeja con Imidacloprid es la exposición a 0.1 ppb. Durante 1993 y 2001 Bayer siguió comercializando el pesticida.

La estadística sirve para abstraer y presentar de manera útil grandes cantidades de información. Viviendo en una era sobresaturada de información es sencillo tomar a la ligera las conclusiones de cualquier estudio que leemos en Internet y darlos por ciertos; sin embargo, en cada caso es necesario pensar como detectives: ¿quién se beneficia de tal o cuál dato? ¿A quién afecta? ¿Quién ganará dinero y quién perderá dinero gracias a la diseminación de este dato?

La información per se no es más que una formulación de la realidad. Nos convertimos en consumidores de información en el momento en que dejamos de buscar las fuentes, de cuestionar las metodologías, de prever las implicaciones económicas y sociales que la información produce en nuestra forma de vida. Cualquier conclusión puede validarse y posicionarse –a la manera de una marca– en el imaginario del público; la única manera de ser sujetos en una era de consumidores es cuestionar la naturaleza de la información que recibimos todos los días.

Javier Raya – Pijama Surf

http://www.alternet.org/food/6-ways-scientific-studies-can-trick-you?paging=off

¿Desaparecerán nuestras abejas?…

Alarmante e imparable la muerte de abejas, ésta es su relación con fitosanitarios y transgénicos
Alarmante e imparable la muerte de abejas, ésta es su relación con fitosanitarios y trangénicos…
Los problemas que tienen las abejas con estos productos son tan sólo la punta del iceberg de un problema medioambiental de grandes proporciones que se avecina a la humanidad, por el uso de potentes insecticidas y herbicidas así como plantas transgénicas en la agricultura.
Las abejas son insectos muy sensibles a los efectos toxicológicos de los nuevos productos fitosanitarios, cuyas materias activas reducen su vida y llegan a modificar su comportamiento.
El uso de insecticidas nicotinoides en la agricultura, encargados de eliminar plagas al menor coste posible, unido al empleo de potentes herbicidas, sin contrastar su efecto sobre polinizadores y otros seres vivos a medio y largo plazo, hace peligrar la vida a cantidad de insectos que son beneficiosos para los ecosistemas y el medio ambiente.
Los cultivos transgénicos son otro de los grandes enemigos de las abejas, pues rompen con la evolución que durante millones de años se ha forjado entre polinizadores y plantas, la poca cantidad de estudios de campo sobre los efectos que estas plantas tienen sobre los polinizadores y otros insectos, unido al riesgo de acumulación de herbicidas sobre las mismas  que después pueden ser liberados en los estómagos de los animales que los comen,(incluido el hombre), puede tener consecuencias que necesitan más investigación por parte de las autoridades sanitarias antes de autorizar su uso.
España es el primer país en cultivos transgénicos de Europa, somos una especie de campo de pruebas para dichas plantas, algunas de ellas especialmente modificadas para resistir los potentes herbicidas sin ser afectadas, otras que generan ellas mismas sustancias toxicas y repelentes de insectos.
El silencio de organizaciones que en teoría deberían levantar la voz de alarma, unido al beneficio que representan dichos cultivos para los agricultores hace que la sociedad permanezca adormecida  y mire sin preocupación estos cultivos, solo algunas organizaciones ecologistas se oponen  como Greenpeace, Ecologistas en acción entre otros.
Los apicultores contemplamos como muchas de nuestras colmenas se mueren por el “síndrome de despoblamiento de las colmenas”, sin saber exactamente porque, solo sabemos que es un conjunto de factores unos de origen sanitario (Varroa, Nosema) otros de origen toxicológico (Insecticidas, herbicidas, transgénicos) donde confluyen ambos factores, la situación es realmente dramática como ocurre en algunas comarcas de Galicia donde las abejas casi han desaparecido.
Algunos países Europeos han prohibido el uso de insecticidas nicotinoides  por su presunta relación con la muerte masiva de abejas, en España no están prohibidos, a pesar de que son varias las organizaciones de apicultores que reclaman dicha medida.
Creemos que el Gobierno, debe hacer un mayor esfuerzo en investigar los efectos que sobre las abejas y otros polinizadores tienen estos productos fitosanitarios y transgénicos al margen de los laboratorios que los fabrican, trasladar toda la información a las asociaciones de apicultores o prohibir de forma cautelar dichos productos.
El hombre en su afán de lucro se olvida que las cosas en la naturaleza no están hechas por azar, que cada especie ocupa su lugar en los ecosistemas, que cada vida tiene una misión a desempeñar y para poder cumplir con esa misión, necesita que se respete su forma de vida y su evolución natural adaptada al medio; las abejas que durante millones de años, fueron capaces de defenderse solas sin la ayuda del hombre ahora le necesitan para sobrevivir. Esto en si mismo es un desastre medioambiental de incalculables consecuencias para el futuro.
Luis Pérez – Fundación amigos de las abejas
LAS ABEJAS CAEN COMO MOSCAS EN CARTAGENA … Alerta roja en el Campo de Cartagena: los apicultores de esta comarca han detectado una mortandad anormal en sus colmenas, que achacan a los tratamientos fitosanitarios que se aplican a los cultivos de cítricos. Esta mala práctica agrícola está causando «daños graves», según el sindicato agrario COAG. Los apicultores … http://lospiesenlatierra.laverdad.es/blog/2670-las-abejas-caen-como-moscas-en-cartagena
Informe Greenpeace «EL DECLIVE DE LAS ABEJAS» http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/Agricultura-ecologica/el_declive_de_las_abejas.pdf
ALGUNOS PLAGUICIDAS DE SYNGENTA Y BAYER ESTÁN MATANDO A LAS ABEJAS… https://www.facebook.com/photo.php?fbid=589220624436146&set=a.203934016298144.52074.145288895495990&type=1&theater
VIDEO >> El silencio de las abejas – NatGeo en español http://www.youtube.com/watch?v=JV0f7yatUXI

¿Abejas robóticas para polinizar campos de cultivo Monsanto?….

En una tendencia más de la artificialidad que comúnmente asociamos a Monsanto, además del daño que provoca con sus acciones, existe un proyecto para sustituir la fauna asociada con la agricultura, exterminada por los pesticidas utilizados, con máquinas robóticas que polinicen sus campos de cultivo.

En cierta forma es inevitable asociar el nombre de Monsanto con la artificialidad: las semillas modificadas genéticamente, los fertilizantes, los pesticidas. Todo, en cierta forma, como parte de un gran montaje en el que, a pesar de tener cierta relación con el mundo natural, en última instancia se trata de un gran mecanismo en el que todas sus partes son en última instancia todo lo opuesto a lo natural.

Como parte de esta tendencia, recientemente se anunció que el gigante de los trangénicos tiene planeado implementar un sistema de abejas robóticas para polinizar sus campos, un proyecto en el cual ha invertido desde hace ya varios años, en 2009, cuando el Laboratorio de Microrobótica de Harvard comenzó a desarrollar Vehículos de Micro Aire (Micro Air Vehicles).

En buena medida este plan de Monsanto obedece a la marcada toxicidad de los pesticidas utilizados en sus campos de cultivo, casi todos salidos de las fábricas de Shell y Bayer y los cuales, desde mediados de los 90, han provocado una disminución general tanto del bienestar como de la población de la biodiversidad asociada con la agricultura, con especial impacto en las abejas.

En la versión robotizada de Monsanto, esta fauna especialmente necesaria en el desarrollo de una planta será sustituida por pequeños vehículos de titanio y plástico, capaces de volar entre flor y flor y distribuir el polen de estas. Asimismo, en una versión todavía más sofisticada, existirán colmenas enteras cuidadosamente programadas para, a través del algoritmo correcto, polinizar campos específicos.

Por último, se dice que estas robo-abejas también podrían ser utilizados con fines militares y de vigilancia y aun con fines bélicos, como posibles esparcidores de neurotoxinas.

Ecoosfera