¿El mayor tsunami de todos los tiempos?

Quince años después del «tsunami de 2004», aquella catástrofe natural sigue bien presente en el recuerdo para muchos: murieron unas 230.000 personas cuando masas de agua con la altura de una casa golpearon la costa. Luego encontrarían los geofísicos indicios de que muchas olas pudieron llegar a los 30 metros de altura…

cráter.Chicxulub-768x432

En comparación con la catástrofe cósmica del impacto de Chicxulub de hace 66 millones de años, ese tsunami fue pequeño, sin embargo. O al menos eso se investiga en una simulación efectuada por Molly Range, de la Universidad de Michigan, y su equipo; en sus propias palabras es la primera que aborda globalmente la colisión del asteroide.

Esa paleo-oceanógrafa y sus colaboradores han combinado dos modelos de ordenador. Uno sitúa el impacto de un asteroide de 14 kilómetros de diámetro en un mar somero; el otro calcula cómo se habría propagado el agua desplazada a través de los océanos de entonces. Las consecuencias del impacto fueron sencillamente brutales: el ímpetu de la colisión no solo vaporizó inmediatamente una parte del agua, sino que en los primeros segundos desplazó por el golfo de México masas de agua en forma de una ola de 1500 metros de alto. Además, una parte del agua osciló en el recién formado cráter, «una gigantesca pared de agua que volvió a gran velocidad al vano», según el oceanógrafo Brian Arbic, de la Universidad de Michigan, que participó en el estudio.

Con ello se formaron nuevas olas gigantescas, que, al no existir por entonces un puente de tierra cerrado entre Norteamérica y Sudamérica, pudieron extenderse no solo por el Atlántico, sino también por el Pacífico. La peor devastación se produjo en la costa del golfo de México. En mar abierto medían los tsunamis de esta serie 14 metros de alto, pero el frenado en la dirección hacia la tierra firme, al ascender el fondo, hizo que el agua se fuese levantando más. En la costa alcanzaron las olas alturas mayores, pues. El modelo usado no reproduce la topografía del continente de entonces; por eso, no les es posible a estos científicos calcular cuántos metros pudieron tener aquellos tsunamis.

La energía del impacto y de sus tsunamis puso también en movimiento el agua de las profundidades. En muchos sitios habría llegado a tener esta una velocidad de 20 centímetros por segundo, suficiente para remover los sedimentos. De ello debería quedar huella en los testigos extraídos de los sedimentos y de la roca de las profundidades marinas, porque en ese corte temporal el material no se habría depositado ordenadamente, sino de forma caótica. Los primeros análisis parecen confirmarlo para el Pacífico Sur y el Atlántico Norte. Que el impacto de Chicxulub realmente desencadenase unas montañas de agua tan imponentes, deberán confirmarlo trabajos posteriores. Hasta ahora no hay todavía ninguna prueba sólida en los datos geológicos, como sería un depósito de naturaleza marina bien tierra adentro o algo similar. Pero Brian Arbic ya está seguro: «el tsunami de Chicxulub tuvo que ser uno de los mayores de todos los tiempos».

chixulub-tsunami-impact-dinosaurs-800x600
Science Photo Library / Alamy Foto de archivo

El impacto de Chicxulub

El impacto de Chicxulub causó la extinción en masa de la transición del Cretácico al Terciario, que acabó con los dinosaurios y más del 75 por ciento de las especies de animales y plantas terrestres. Queda, sin embargo, mucho por conocer sobre los incendios forestales de extensión planetaria que dicho episodio provocó.

Cuando los escombros comburentes sobrecalentaron la atmósfera, la vegetación ardió en la mayor parte del planeta. Los animales no tenían hacia dónde huir. Los ecosistemas se desplomaron. El fuego constituyó un azote catastrófico sin par entre las calamidades ambientales generadas por el impacto. No todas las regiones sufrieron por igual. Muy al norte del lugar de impacto, sobrevivieron numerosas especies. A partir de esos núcleos, la vida repobló el planeta.

Se acepta que fue el impacto de un asteroide o un cometa lo que acabó de forma brusca con la era de los dinosaurios. Pero desconocemos de qué forma esos reptiles y otras muchas especies se extinguieron. Ignoramos también cómo consiguieron los ecosistemas recuperarse. El cataclismo en cuestión superó de lejos los azotes regulares que sufren los organismos, de los que deben recuperarse. El cuerpo celeste atravesó el cielo a más de 40 veces la velocidad del sonido. Era tan enorme, que cuando su extremo anterior pegó contra el suelo, su extremo de cola se hallaba por lo menos a la altura de crucero de un avión comercial. Produjo una explosión equivalente a 100 billones de toneladas de TNT: la mayor liberación de energía que nuestro planeta ha experimentado en los 65 millones de años transcurridos desde entonces.

Los restos de aquella colisión permanecen enterrados bajo la selva tropical del Yucatán, las ruinas mayas de Mayapán, el pueblo costero de Progreso y las aguas del golfo de México. El cráter, denominado Chicxulub en homenaje a los pueblos mayas de la región, alcanza unos 180 kilómetros de diámetro. Lo rodea una falla circular de 240 kilómetros de diámetro, producida, según parece, con la reverberación cortical subsiguiente al impacto.

El asteroide o cometa destruyó un mundo y abrió paso a otro. La investigación reciente sugiere, sin embargo, que el impacto no eliminó las especies de manera directa o inmediata. Antes bien, desencadenó una serie de efectos ambientales asoladores y complejos que extendieron la devastación por todo el planeta. Una de las fuerzas más destructivas fueron los enormes incendios forestales que arrasaron continentes enteros. El fuego aniquiló hábitats críticos, destruyó la base de las cadenas alimentarias continentales y contribuyó a una suspensión global de la fotosíntesis. Los cambios ambientales fueron drásticos, con temperaturas altísimas, grandes cantidades de polvo suspendidas en la atmósfera, liberación de gases tóxicos, lluvia ácida, acidificación de los océanos

Un comentario en “¿El mayor tsunami de todos los tiempos?

  1. La verdad es que el tema es sumamente interesante, hasta pareceria que es salido de una película, tanta energia liberada en tan poco tiempo, creo que ni con toda la tecnología que tenemos hoy en día, podríamos superar algo asi, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s