¿Quiénes eran los sefardíes?

El 1 de octubre de 2015 entró en vigor una ley que permite conceder la nacionalidad española a los descendientes de los sefardíes expulsados de España en época de los Reyes Católicos. Al día siguiente, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto que concedió la nacionalidad española a 4.302 sefardíes que habían acreditado ser descendientes de aquellos judíos expulsados hace más de 500 años…

sefardíes

Sefardíes es el término usado para referirse a los descendientes de judíos originarios de España y Portugal. La palabra tiene su origen en la denominación hebrea para designar la Península Ibérica (Sefarad). Los sefardíes empleaban la lengua sefardí, también conocida como lengua judía-española o ‘ladino’, como lengua litúrgica.

Migraciones sefardíes

Los sefardíes probablemente se establecieron en la Península Ibérica durante la era de las navegaciones fenicias, aunque su presencia sólo puede ser constatada a partir del Imperio Romano. Sobrevivieron a la cristianización, la invasión visigoda y árabe, pero comenzaron a sucumbir en la fase final de la Reconquista.

Puede considerarse que la dispersión sefardí empieza ya a finales del siglo XIV, cuando la oleada de asaltos a juderías y matanzas de 1391 impulsaron al exilio a un cierto número de judíos, que se refugiaron mayoritariamente en las comunidades judías que ya existían en el Norte de África.

La expulsión de los judíos de Castilla y Aragón por los Reyes Católicos en 1492 arrojó fuera de estos reinos a un contingente de cerca de cien mil judíos, que fueron a asentarse en algunos lugares de Europa como Italia, el sur de Francia o Portugal, en el reino de Marruecos, o en las tierras del Mediterráneo Oriental que pertenecían al entonces pujante y extenso Imperio Otomano. En 1497 se expulsa a los judíos del reino de Navarra.

A raíz del matrimonio del rey Manuel I de Portugal con la infanta Isabel de Castilla, hija de los Reyes Católicos, en 1496 se decretó la expulsión de los judíos de Portugal, que al final no se ejecutó como tal expulsión, sino que se concretó en una masiva conversión forzada en 1497. Muchos de los convertidos ‘cristãos novos’ mantuvieron a escondidas la práctica de la religión de sus mayores, cosa que fue posible en gran medida porque en Portugual no actuó la Inquisición hasta 1540.

Estos conversos criptojudíos fueron, a su vez, el germen de comunidades sefarditas en los Países Bajos, Inglaterra, Alemania .. o en las colonias portuguesas y holandesas de América. Miles se refugiaron en el ‘Nuevo Mundo’, principalmente en Brasil, donde fue construida la primera sinagoga de América, la Kahal Zur Israel. También en México, donde en los días actuales se concentran miles de descendientes de los judíos conocidos como ‘marranos’. Los sefardíes son divididos hoy en orientales y occidentales.

Con frecuencia el proceso de emigración y formación de las comunidades de la diáspora sefardí fue complejo y duró años o incluso generaciones, y no sólo por las condiciones en que se hacían los viajes en aquella época, sino porque era frecuente que un individuo o una familia itinerase de un país a otro hasta asentarse definitivamente.

Con el advenimiento del sionismo y particularmente después de la crisis árabe-israelí de 1967, muchos de los judíos que vivían en países árabes, huyeron a Israel para escapar de las persecuciones originadas por el conflicto, donde se forman hoy un importante segmento de la población, con una tradición cultural diferente de los otros; ejemplo de esto son los asquenazí, los de Alemania o de Europa Oriental (Europa Oriental).

Por tanto, el término sefardí se utiliza a menudo en Israel hoy en día para referirse a los judíos oriundos del norte de África. Sin embargo, es un error referirse genéricamente a todos los judíos del norte de África y los países árabes como sefardíes. Los judíos más antiguos de estos países son llamados mizrachim (de Mizrach, el Oriente), o sea, orientales.

Hubo importantes comunidades sefardíes en los países árabes, casi siempre conflictivas con las comunidades indígenas, sobre todo en Egipto, Túnez y Siria. Son judíos hispanos que casi siempre se oponen a la Cábala sefardí y mantienen un servicio religioso, bien disciplinado y melodías suaves. El rito occidental es conocido como español-portugués.

Los sefardíes fueron responsables de buena parte del desarrollo de la Cábala medieval y muchos rabinos sefardíes escribieron importantes tratados judíos que se utilizan hasta el día de hoy en los tratados y en estudios importantes. En general, la cultura sefardí, sobre todo en el actual territorio español, a lo largo del tiempo, influenció y recibió influencias de diversas culturas, como los gitanos, musulmanes, españoles cristianos, etc. De ahí nació una rica cultura, destacando en diversas ramas artísticas como la literatura, la música y la danza, entre otras.

sefardíes4-1024x663

Conversión dudosa

Su peso en la España medieval es reconocido unánimemente por los historiadores. Ha llovido ya mucho desde que en 1492, pocos meses después de la toma de Granada, los Reyes Católicos publicaron un edicto que daba a los judíos un plazo de cuatro meses para convertirse al cristianismo o abandonar sus reinos.

Pese a la fama de intolerancia religiosa que la aplicación de la drástica medida hizo caer sobre España, lo cierto es que no fueron los únicos soberanos europeos que optaron por deshacerse de los judíos. En el tránsito del Medievo a la Edad Moderna, en el que las monarquías tendían a consolidarse sobre los poderes feudales, la homogeneización política y la religiosa iban de la mano y ambas se convirtieron en prioritarias. Como otras minorías, los judíos fueron víctimas de ello.

En España, no obstante, dada la importancia hebrea en todos los órdenes, el edicto de expulsión tuvo enorme impacto. Con el núcleo mejor situado en la ciudad de Sevilla, los judíos formaban una comunidad próspera en lo económico e influyente en lo político. De hecho, una de las principales vías de financiación de las campañas militares de las tropas cristianas contra el reino musulmán de Granada fue el dinero de los comerciantes y hombres de negocios judíos. Eso no los salvó.

A la disyuntiva de la conversión o el destierro se dieron diferentes respuestas. Según la estimación del hispanista británico John Lynch, de un total de 80.000 judíos, entre 40.000 y 50.000 eligieron marcharse. El resto se bautizaron, pero es dudoso que su conversión fuera sincera, por más que la Inquisición acosara con celo a lo que se denominó como ‘judaizantes’, los conversos que mantuvieron clandestinamente su culto y costumbres judaicas. Fue el inicio de la fiebre por la pureza de sangre. A partir de entonces, tener antepasados judíos, por remotos que fueran, cernía sobre uno la sombra de la sospecha y se convirtió en un estigma que podía vetar el acceso a cargos políticos o a un mejor estatus social. Lynch no duda en asegurar que estos desterrados conservaron paradójicamente ‘su lengua castellana y un intenso odio hacia España’.

diaspora-sefardi-espana--644x362

Perspectivas de futuro

Según las cifras de la prensa israelí, los judíos sefarditas forman un grupo de nada menos que tres millones y medio de personas. En la actualidad se asientan mayoritariamente en Israel, el Magreb, Turquía y Estados Unidos. Para María Royo  portavoz de la Federación de Comunidades Judías en España, esta ley “abrió para muchas personas la esperanza de reparar una injusticia histórica”. Según Royo, algunas comunidades sefardies constituyen “un fenómeno único, porque en lugares como Bulgaria te puedes encontrar gente que habla un ladino (castellano medieval) perfecto y que mantiene sus costumbres, tradiciones y hasta los refranes, porque se los han transmitido por vía oral de generación en generación, no porque hayan pisado nunca España”. Parece que el odio inicial se transformó, según esta portavoz, en un “fuerte vínculo de añoranza y afecto hacia Sefarad”, el término que la tradición identifica con la Península Ibérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s