El mundo en 2045, ¿qué futuro nos espera?

Algunos multimillonarios de Silicon Valley están convencidos de que el ser humano puede llegar a ser inmortal y han decidido gastar parte de sus fortunas en intentarlo lo que a juicio de otros magnates como Bill Gates y científicos como Stephen Hawking resultaría un gran error de terribles consecuencias…

adaptive-images

Esos nuevos ricos de la industria informática como Elon Musk y Peter Thiel, cofundadores de PayPal (empresa de pago en Internet), han invertido en la empresa de biotecnología fundada por los hermanos William y Michael Andregg, HALCYON MOLECULAR. Por cierto y aquí ya tenemos una señal del futuro que nos aguarda, PayPal ha retado a Steve Booker, un conocido bloguero y youtuber a que realice un viaje por todo el Mundo, pasando por tres continentes, sin pagar un solo centavo en efectivo, tan solo utilizando el medio de pago PayPal. Steve habla de viajes en sus sitios web por lo que se ha hecho popular en la red. De hecho, en la aventura propuesta por PayPal se unirá a otros viajeros también populares en Internet por sus respectivos espacios web o profesionales de éxito realizando juntos experiencias impactantes como un paseo en trineo por los paisajes nevados de Svalbard (Noruega) con la aurora boreal de fondo, la visita a los rascacielos construidos en la época de Stalin en Moscú pasando por otras ciudades como Berlín, donde mostrarán el impresionante arte callejero que puede verse en algunos de sus murales, visionarán una proyección conmemorativa de “Viaje al Futuro” en el famoso cine Le Grand Rex de París, recorrerán los monumentos diseñados por Gaudí en Barcelona sobre una mountain bike, volarán en ultraligero por el litoral sudafricano y terminarán sobrevolando la costa Sur de Isla Grande de Tierra del Fuego (Argentina), en helicóptero. El famoso bloguero ya ha aceptado el reto y sus acompañantes, también personas exitosas en sus respectivas profesiones, en las distintas ciudades por las que pasará el aventurero, quienes igualmente defienden la idea de que se puede pasar un día entero lleno de actividades de todo tipo sin usar dinero en efectivo, solo usando el medio de pago PayPal para lo que solo se necesita un teléfono móvil y gracias a su conexión a Internet realizar todos los abonos necesarios que inmediatamente serán cargados en la cuenta del usuario o pasarán a restar su crédito disponible así que el dinero en efectivo parece que tiene sus días contados.

El caso es que los cofundadores de PayPal además invirtieron, como decíamos, en una empresa de biotecnología con la idea de alargar la vida todo lo posible. Junto con Mark Zuckerberg (fundador y propietario de Facebook) y el actor Ashton Kutcher invierten decenas de millones en la empresa “Vicarious” cuyo objetivo es replicar el neocórtex, la parte del cerebro que se supone es la encargada de que podamos ver, oír, hablar e incluso razonar. Y no son los únicos que invierten en estas nuevas y misteriosas compañías. En Silicon Valley, La Meca de la industria informática, ha surgido una nueva filosofía, casi diríamos una nueva religión puesto que incluso cuenta con su propio templo en Florida: el transhumanismo.

Los principios transhumanistas son los siguientes:

  • Ley de Moore: la potencia de los microchips se dobla cada año. Los transhumanistas consideran que los chips, trasladados a la biotecnología, la desarrollarían de forma espectacular creando lo que ya algunos llaman “robots sapiens” o la nueva evolución humana en seres con microprocesadores insertados en su cuerpo mucho más inteligentes, rápidos y resistentes a todo tipo de enfermedades lo que alargará sus vidas.
  • Primera fecha clave: 2029. Los ordenadores adquirirán conciencia de sí mismos ya que la inteligencia artificial habrá avanzado tanto que podrá pensar dejando atrás la fase en la que nos encontramos todavía con pcs que se rigen por secuencias y procesos matemáticos y por lo tanto irracionales.
  • Segunda fecha clave: 2045. La tecnología escapa al control humano puesto que las máquinas serán más inteligentes. Que se rebelen o no es algo que a fecha de hoy nadie sabe a ciencia cierta, lógicamente. Tan solo se especula: según Bill Gates o Stephen Hawking, una superinteligencia artificial es  una seria amenaza para la Humanidad pero según los transhumanistas no tiene por qué suceder tal futuro apocalíptico sino todo lo contrario, una nueva evolución positiva en la que se fusionen inteligencia artificial y humana.

¿Por qué precisamente 2045? Por una sencilla razón de cálculo. Teniendo en cuenta el avance tecnológico a lo largo de la Historia y como actualmente crece, de forma exponencial, la capacidad informática, aumentando cada hora más que en las primeras ocho décadas de la historia de los ordenadores, acabará llegando a la denominada “singularidad” en la que la informática, en su conjunto, superará la capacidad intelectual de todos los cerebros humanos combinados.

Los detractores aseguran que no se distinguirán entre las máquinas y los seres humanos, algo así como lo que podemos ver en series de televisión como HUMANS, la coproducción entre Gran Bretaña y Estados Unidos que recrea un escenario en el que las familias ocupadas y por lo tanto sin tiempo ni ganas ara las labores domésticas cuentan con robots denominados “Synth” (de sintéticos), prácticamente iguales a los humanos. Se trata de la versión anglosajona de la serie sueca REAL HUMANS que también próximamente estrenará su tercera temporada. En estas producciones televisivas los robots pensantes son utilizados para todo tipo de tareas algunos de los cuales acaban rebelándose siendo indistinguibles con respecto a los humanos.

No debemos asombrarnos porque esto pudiera suceder en el futuro ya que nosotros mismos estamos sentando las bases para ello: desde los clásicos tableros informáticos de ajedrez que aunque nos parezcan arcaicos lo cierto es que siguen siendo juegos muy populares que se añaden al software de ocio de cualquier pc de sobremesa o portátil y que se sigue innovando hasta los muñecos cada vez más sofisticados o los juegos de ordenador y consolas cuyo realismo nos hace palidecer, estamos forzando a que los ordenadores y dispositivos informáticos piensen y además de forma acelerada. La idea de todos estos juguetes es que se adelanten a nuestros pensamientos o deseos; si es un juego de estrategia analiza todas las variantes y según nuestros movimientos ofrece respuestas con el objetivo de ganarnos o asesorarnos si nos enfrentamos a otro jugador humano pero a su vez la máquina aprende de nuestras propias jugadas e ideas añadiéndolas a su base de datos.

Para 2045 los nanorrobots patrullarán por nuestra sangre curando infecciones y reconstruyendo órganos o tejidos que hayan sido dañados e incluso corregirán el envejecimiento celular alargando la juventud. El ADN será manipulado para que al nacer ya venga con garantías de salud. Hasta nuestra inteligencia, la que cada cual haya desarrollado a lo largo de su vida, podrá ser copiada para almacenarla en un disco duro o en uno de esos depósitos virtuales actuales en los que se pueden almacenar archivos pesados bajándolos cuando los necesitemos simplemente accediendo a ellos con nuestra clave personal. Estos depósitos de información en la nube ya existen e incluso se han popularizado permitiendo, por ejemplo, que un profesor de un curso virtual no tenga por qué enviar archivos pesados con lecciones amplias con muchos datos en formato físico al no haber servicios de correo electrónico que soporte su tamaño; tan solo ha de colgarlo en uno de esos depósitos en la nube (el espacio que ocupa Internet, como si fuera algo infinito) y el alumno acceder al mismo para descargarlo.  El servicio más popular es DROPBOX, que fue el primero que surgió ofreciendo guardar documentos en la nube pero después han aparecido otros, como sucede siempre que un producto tiene éxito, que salen otros similares.

Ahora bien, ¿supondrá el Robot Sapiens la extinción del Homo Sapiens? Imaginemos como será el mundo de 2045 en adelante con competiciones deportivas en las que ya no habrá humanos superando records únicamente con sus portentosas habilidades físicas fruto de un durísimo entrenamiento sino que irán dotados de prótesis controladas por la mente mediante conexiones neuroinformáticas, corazones artificiales más potentes que los naturales y exoesqueletos que otorguen una mayor velocidad y potencia.

El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona ha expuesto la muestra +HUMANS en la que podía verse a cuatro bebés con cicatrices de recientes operaciones quirúrgicas con el objeto común de optimizar su rendimiento futuro extendiendo la capa dérmica para mejorar la disipación del calor corporal o ampliando las papilas para aumentar la absorción de cafeína con lo que será más productivo al mantenerse más tiempo despierto.

Lógicamente son muñecos que muestran lo que nos viene: cambios orgánicos y adaptaciones al ambiente realizados por la biogenética dentro de unas pocas décadas. Será la llegada de los “ciborg” de las películas de ciencia ficción: al ser humano que sufra una mutilación o amputación se le colocará una prótesis increíble que le permitirá ser más veloz que con su pierna/s naturales, brazos ortopédicos donde antes no los había o tenían quemaduras graves pero a la carta (el sujeto podrá escoger el material en el que desea que se lo fabriquen) con lo que incluso presumirá de poder económico al permitirse una extremidad ostentosa. Imaginemos a un pianista con seis dedos, soldados dotados de visión nocturna en sus ojos, policías que puedan echar marcha atrás en la visión de la escena de un crimen y ralentizarla para tomar nota de todos los detalles con un simple vistazo e incluso que nosotros mismos nos sintamos más seguros con unas simples gafas que nos permitan ver lo que sucede detrás nuestra al conectarse a una cámara que llevemos en la espalda. Hasta el cibersexo vivirá una nueva y evolucionada etapa con juguetes que se activarán por control remoto con lo que la comunicación entre los practicantes de esta modalidad sexual será mucho más placentera al sentir de forma exacta, no figurada, lo que siente el otro en un ambiente recreado con unas gafas que reproduzcan el entorno que se desee en el que los participantes estén interconectados; sentirían sus caricias como si verdaderamente le tuvieran al lado.

Las impresoras 3D son ya una realidad; es cuestión de tiempo que impriman también órganos con los que sustituir los dañados en una cirugía. Por otra parte, la impresión 3D será tan habitual en 2045 que ya nadie por entonces se acordará de la impresión actual de tinta puesto que cada usuario podrá realizar sus propios diseños de las cosas que necesite como artículos para el hogar. Parece un futuro magnífico, pero no todo es de color de rosa como los transhumanistas nos quieren hacer creer…

Grupo de estudio RSW

Anuncios

Un comentario en “El mundo en 2045, ¿qué futuro nos espera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s