¿La votación online ayudará a reconstruir la confianza en la política?..

El hecho que nuestro sistema político es defectuoso es una de las pocas cosas en que las personas del mundo occidental pueden estar de acuerdo y, más significativo aún, es que los mismos políticos también están de acuerdo. Sin embargo y comparado con otros problemas cuya ‘solución’ se encontró gracias a la tecnología, mejorar el “obsoleto sistema político” es un gran reto…

i

La compañía española OpenSeneca está diciendo que son capaces de lograr justamente eso, al menos a nivel local. Esta audaz declaración tiene mucho más sentido cuando los patrocinadores de la compañía son Telefónica y la empresa de voto electrónico Scytl, la que funciona en 18 de los 21 países que utilizan alguna forma de voto electrónico. El equipo detrás de OpenSeneca ha estado trabajando durante décadas en crear formas de mejorar el proceso político, pese a que sólo el pasado mes de noviembre lanzaron Civiciti, una plataforma de compromiso cívico. Fue lanzada tan sólo una semana después de las elecciones en Estados Unidos. Hasta el momento han sido oportunos.

¿Cuál es la solución propuesta? “Democracia continua” en la forma de una plataforma en la nube que permite a “las municipalidades y oficinas públicas de todos los tamaños” que mantengan una línea abierta de comunicación con el electorado y que se fomente el diálogo entre los ciclos de elección.

“El mundo ha cambiado. Ya no trabajamos, conversamos o nos comunicamos con nuestros amigos, familia y negocios como lo hacíamos hace 10 años”, dijo el Director General y fundador de OpenSeneca, Pablo Sarrias, “En este momento los ciudadanos están más conectados, donde sea que estén. Ellos esperan respuestas, esperan que se les escuche. Esperan ser oídos. La antigua forma de democracia, donde te comunicas cada cuatro años, ya no es aceptable”, dijo.

En la versión gratuita, Civiciti ofrece presentaciones interactivas de conjuntos de datos abiertos y una plataforma para comunicarse directamente con los funcionarios elegidos. La versión pagada incluye características como consultas seguras en problemas específicos o la organización de presupuestos participativos.

Sarrias dijo que si bien han trabajado durante años en aumentar la participación política, él ve que Civiciti puede ser particularmente relevante en países donde se está experimentando una dramática desilusión con el proceso político. En otras palabras, no faltan nuevos y potenciales mercados.

OpenSeneca dice que está en negociaciones con municipalidades en muchos países latinoamericanos, en India y Estados Unidos. En este momento hay un puñado de programas piloto funcionando en España.

Uno de estos funciona en Jun, una pequeña municipalidad en la Andalucía rural, conocido como “el pueblo que funciona en Twitter”. Pese a que tiene menos de 4000 residentes, Jun ha recibido una cantidad considerable de visitantes extranjeros , la mayoría corresponsales extranjeros y también el ex-CEO de Twitter, Dick Costolo. Ellos viajan hasta este pueblo porque por varios años sus residentes han utilizado Twitter para pedir horas al doctor, para quejarse sobre la recolección de basura e incluso para reportar crímenes.

El alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, dijo que la plataforma le permitirá expandir la participación ciudadana que este pueblo ha llevado a cabo por muchos años a través de Twitter.

“Aprovechando la democracia horizontal, todos los ciudadanos de Jun están al mismo nivel y ahora tenemos 3800 personas trabajando como alcaldes”, dijo Rodríguez en Barcelona, durante el lanzamiento de Civiciti en noviembre pasado.

Para ilustrar este punto, tomó su teléfono para mostrarle a Motherboard una reciente encuesta llevada a cabo a través de Twitter, donde le pedía a los residentes que votaran por el diseño de unos juegos infantiles. Ellos votaron por el más caro.

Si bien el pequeño pueblo de Jun es una excepción, Civiciti está destinado a municipalidades pequeñas. Sarrias dijo que al operar un negocio a pequeña escala, ellos esperan que la versión básica y gratuita esté disponible en la mayoría de ciudades y pueblos posibles.

“La plataforma en si no es una solución”, dijo, agregando que más bien es un sistema a través del cual los pueblos pueden aprender uno del otro y, con tiempo, establecer nuevas formas de comunicación con sus residentes.

“Cuando sólo tienes una consulta ciudadana y nunca lo haces de nuevo, la participación es muy baja. Siempre tendrás baja participación”, dijo Sarrias, “Pero si consultas algo y luego demuestras que escuchaste y lo haces, escuchas, luego en la segunda consulta tendrás mayor participación. Cuando haces que este circulo sea constante y continuo, la participación democrática crece rápidamente y puedes llegar a altos niveles de participación”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s