¿Cual es el futuro de las pensiones en España?

Cuando se acabe el fondo de reserva de la Seguridad Social, el Estado emitirá deuda para seguir haciendo frente al pago de las pensiones. Ayer el nuevo secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, rompió el silencio del Gobierno sobre qué pasará tras el previsible agotamiento de la hucha de pensiones al asegurar que el Tesoro Público cubriría las necesidades financieras de la Seguridad Social…

jubilacion-644x362-1

Desde el 2012, el Ejecutivo ha ido acudiendo con frecuencia al fondo de reserva para abonar parte de las nóminas a los pensionistas, cubriendo el desequilibrio entre las cotizaciones de la Seguridad Social y los compromisos adquiridos. Ayer mismo, el Ministerio de Empleo comunicó que habían retirado otros 943 millones de euros de estos ahorros acumulados durante la bonanza económica (véase el texto recuadrado): ya quedan poco más de 15.000 millones, casi 2.000 millones menos de lo consumido este año.

Nadal, que intervino en la comisión del Pacto de Toledo, encargada de hacer recomendaciones para garantizar la sostenibilidad de las pensiones, defendió que esta sustitución en el sistema de financiación de los compromisos de la Seguridad Social no afecta al cálculo del déficit de las administraciones públicas. “En este caso, sería el sistema estatal el que financiaría al sistema de la Seguridad Social”, declaró. El secretario de Estado de Presupuestos insistió en que las pensiones están aseguradas y que el recurso de emitir deuda tendría el mismo efecto en el mercado que se la vendiera la Seguridad Social. “Se habilitarían los instrumento legales necesarios, pero la financiación del sistema de pensiones sería igual”, remarcó.

Alberto Nadal se opuso a la creación de un impuesto específico, aunque no cerró la puerta a aumentar la financiación de las pensiones a través de los ingresos tributarios. En todo caso, advirtió que “la mayor amenaza de cara al futuro de las pensiones se produce cuando se plantea poner freno y marcha atrás a medidas como la reforma laboral”.

reinvertir-en-pp-mini-700x299

Pacto de Toledo: historia y realidad

La Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados trata y analiza todo lo relacionado con la sostenibilidad del sistema de pensiones. Debaten las propuestas del Gobierno de turno y luego ellos exponen sus recomendaciones tras acordar y consensuar entre todos cuáles son más convenientes para el sistema de pensiones.

El Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados se creó en 1995, con el apoyo de todos los partidos políticos. Entre sus propuestas realizadas entonces, la separación y clarificación de las fuentes de financiación, algo que se terminó de realizar a finales de 2013. Esto ha supuesto que las pensiones contributivas se abonen con las cotizaciones sociales aportadas por empresa y trabajador, y que las no contributivas (y también los gastos sanitarios y asistenciales) se financien a través de los Presupuestos Generales del Estado.

Las sociedades occidentales cuentan con una larga historia de seguros y agrupaciones de cobertura mutua para poder asistir a trabajadores y familias que sufrían ante distintas vicisitudes. En España, en 1919, se creó el Retiro Obrero Obligatorio (ROO), gestionado por el Instituto Nacional de Previsión (INP) y destinado a asalariados entre 16 y 65 años cuya retribución estuviese por debajo de las 4.000 pesetas. Este seguro protegía de la vejez, por considerarla una invalidez por razones de edad.

Más adelante, en 1939, el antiguo ROO se transformó en subsidio de vejez y, ocho años después, éste se configuró como Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), gestionado por el INP. En 1963 se promulgó la Ley de Bases de la Seguridad Social, que instrumentó el principio de ‘solidaridad nacional’ y se definió como “una tarea nacional que impone sacrificios a los jóvenes respecto de los viejos; a los sanos, respecto de los enfermos; a los ocupados, respecto de los que se hallan en situación de desempleo; a los vivos, respecto de las familias de los fallecidos, a los que no tienen cargas familiares, respecto de los que las tienen; a los de actividades económicas en auge y prosperidad, en fin, respecto de los sectores deprimidos”.

La Seguridad Social española ha ido adaptándose. A veces bien, a veces peor, con frecuencia añadiendo coberturas sin contar con recursos financieros que las soportasen, como la implantación de prestaciones no contributivas o los mecanismos de jubilación flexible. Hoy nos encontramos con que el sistema de pensiones, que se articula bajo un modelo de reparto en el que los más jóvenes sostienen con sus contribuciones las prestaciones de los más mayores, está en entredicho. La evolución demográfica, la situación de desempleo de los jóvenes y debido a los salarios precarios con su cuota de cotización igualmente a la baja, lo hace financieramente insostenible.

Podemos subir las cotizaciones sociales, cotizar por más tiempo y cobrar durante menos años, rebajar las prestaciones, o buscar vías alternativas de financiación a través de los impuestos. Muchas más alternativas no quedan, salvo deshacer el principio solidario e ir hacia un sistema similar al de 1919, que sólo sostenía a los sectores más desfavorecidos de la economía, trasladando el resto del programa de cobertura de la vejez al sistema privado de ahorro. Cualquiera de los regímenes es válido, sólo hace falta que la financiación de los mismos se acuerde y consensue para que sea duradera. El tiempo apremia. Dadas las circunstancias, la Seguridad Social tendrá un coste muy alto.

traspaso-internacional-pp-mini-795x310

Endeudarnos para pagar pensiones

Alberto Nadal expresó que el Estado emitirá deuda para seguir haciendo frente al pago de las pensiones, eso significa que determinados inversores prestarían dinero al Estado a cambio del interés correspondiente.

La deuda pública es el dinero que el Estado ha pedido prestado para financiar su gasto. La deuda pública puede tener varias formas, en el caso de España nos encontramos que tenemos Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones del Tesoro. Al emitir títulos de valores y colocarlos en los mercados nacionales o extranjeros, el Estado promete un futuro pago con intereses según los plazos estipulados por el bono. La deuda pública española se puede adquirir desde mil euros, por lo que es una inversión asequible para casi todos los públicos. Se suele considerar una inversión muy segura, y es preferida por personas con perfil de inversión conservador.

Cuando el Estado se endeuda debemos recordar que el dinero que se ha tomado prestado hay que devolverlo y con intereses en un futuro. El Estado, por lo tanto, contraería deuda pública para solucionar el problema de liquidez para financiar las pensiones, pero a medio plazo, pues a largo plazo sería una trampa para todos…

Fuentes:Wikipèdia-LaVanguardia-ElEconomista-ElBlogSalmón-Mapfre

Anuncios

4 comentarios en “¿Cual es el futuro de las pensiones en España?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s