¿Qué fue del esperanto?

El sueño del esperanto, que podría traducirse como esperanza, se amontonó en la cámara de las grandes utopías fracasadas del siglo XX. El esperanto buscaba en cierta forma llegar a lo radical, a lo esencial de la lengua, que es la comunicación entre personas. El creador de este movimiento lingüístico soñaba con una humanidad danzando unida sin renunciar por ello a la diversidad…

esperanto

Origen de la diversidad lingüística

Cuentan las escrituras bíblicas que Dios castigó a los hombres con la diversidad lingüística para condenarlos a la incomprensión. Los hijos de Noé debían ser los encargados de procrear y llenar la Tierra, pero en su lugar decidieron construir una torre que los llevara a las puertas del cielo. Su desobediencia y arrogancia fue castigada con la incapacidad de comunicarse y, por extensión, la imposibilidad de coordinarse para terminar la ansiada Torre de Babel.

Este es uno de los grandes mitos que buscan explicar el origen de la diversidad de lenguas. Interpretaciones posteriores señalaban que, lejos de ser un castigo de Yahvé, tal diversidad era en realidad un regalo de la divinidad, que trataba de ayudar a los hombres con la especialización. Aunque es innegable la riqueza que supone esta, no cabe duda de que la lengua ha servido también como elemento de desunión y enfrentamiento. Si bien es verdad que la comprensión es una cuestión de voluntad, el hecho de compartir las mismas herramientas lingüísticas allana mucho el camino.

Nacimiento del esperanto

Ludwig Lazarus Zamenhof nació el 15 de diciembre de 1859 en Bialystok, hoy parte de Polonia.  En aquel momento convivían en esta localidad rusos, polacos y alemanes, además de una importante comunidad de judíos cuya principal lengua era el yiddish. Aunque la mayor parte de los habitantes de esta región hablaban fluidamente en más de un idioma, con frecuencia se producían disputas entre estas comunidades, y las diferencias lingüísticas no hacían sino dificultar la cohabitación. Zamenhof era políglota: hablaba ruso, polaco y alemán, conocía bien el hebreo, el latín y el francés y, de forma algo más superficial, el italiano, el inglés y el griego. Desde muy joven era consciente de las dificultades de coexistir en tal diversidad: los prejuicios y las ideas preconcebidas afloraban repetidamente, enmarañadas además por la incomprensión lingüística.

Las clases más populares no podían permitirse una educación en la que se los educara en cuatro o cinco lenguas diferentes y la búsqueda de reafirmación identitaria hacía además que cada grupo tratara de reivindicar su lengua sobre las demás, enrocándose en un sentir comunitario de enfrentamiento con los otros grupos. Zamenhof, en el convencimiento de que muchas animadversiones nacían de la incomprensión, consideraba que era necesaria la invención de una lengua universal que hiciera las veces de puente entre los diferentes pueblos para aminorar las hostilidades y facilitar la convivencia.

No es ningún secreto que Zamenhof, que firmaba con el seudónimo de Doctor Esperanto, era un idealista; de hecho, el nombre mismo de la lengua que inventó, el esperanto, significaba literalmente ‘esperanzado’. La simbología que rodea a los esperantistas siempre hace referencia a la esperanza, empezando con el color verde de su bandera. El blanco sobre el que está la estrella alude a las aspiraciones de paz del movimiento y la estrella de cinco puntas busca enfocar a los cinco continentes.

428

Zamenhof no fue el primero en llevar adelante la idea de cimentar una lengua universal; este ha sido un propósito frecuente desde hace siglos. Platón se planteaba ya cuál era la lengua más cercana al mundo de las ideas y en el siglo II d. C. muchos pensadores dejaron planteado el proyecto de construir una. Más cercano a la época del Dr. Esperanto estaría el Volapuk, una lengua inventada por el sacerdote alemán Johann Schleyer en el siglo XIX que tuvo relativo éxito, salvo por sus reticencias a la hora de aceptar modificaciones de sus seguidores, lo que terminó por dispersar a sus hablantes. El volapuk surgía de la simplificación del inglés y del alemán. Zamenhof, como Schleyer, trataba de buscar la simplificación y la facilitación de la lengua. Las normas gramaticales, sintácticas, fonéticas y ortográficas debían ser regulares y repetitivas, de modo que cualquiera con algo de voluntad pudiera aprenderlas.

En la formación del esperanto concedió además importancia a dos principios: el de neutralidad y el de flexibilidad. Frente al Volapuk, el esperanto es una lengua abierta a cambios, ya que su creador creía en la evolución natural de las lenguas. En cuanto a la neutralidad, Zamenhof sabía que era importante para la expansión del esperanto que no se asemejara demasiado a ninguna de las lenguas de las naciones hegemónicas; para ello, se esforzó en mezclar las lenguas romances con las germánicas, utilizando también las eslavas, para culminar en un compuesto híbrido.

El primer congreso mundial de esperantistas tuvo lugar en 1905 en una localidad al norte de Francia llamada Bolougne-sur-Mer. Después habría numerosos congresos que congregarían a los hablantes, los cuales, rebosantes de ilusión, pretendían divulgar la que creían lengua de la paz. El esperanto buscaba una expansión horizontal y vertical: vertical, porque quería democratizar los recursos lingüísticos y ser lo suficientemente fácil como para poder ser estudiada en pocos años, llegando así a las clases más bajas, y horizontal en tanto que ambicionaba una expansión planetaria, un idioma con el que cualquier persona de cualquier clase social pudiese comunicarse con otra con la que no compartiese ni estatus ni Estado.

En el año 1909 el congreso tuvo lugar en Barcelona; a dicho congreso asistieron 1287 personas representando 52 países. Uno de los actos de los congresistas fue rendir homenaje al gran poeta del Renacimiento Catalán Bonaventura Carles Aribau, que a principios del siglo XIX había profetizado que un idioma universal uniría a la familia humana. Hasta el año 1911 Zamenhof había presidido todos los congresos hasta entonces celebrados, pero a partir de entonces dijo que quería ser un esperantista más y que no deseaba ocupar posición alguna; quería ser un miembro más de la familia esperantista.

El idealismo bienintencionado de Zamenhof iba a chocar con las atrocidades de la Gran Guerra. El creador del esperanto moriría el año 1917 en Varsovia tras ser testigo del desencuentro entre sus ideales y la cruenta realidad. Algunos regímenes de la época expresaron explícitamente su rechazo a esta lengua prohibiendo la venta de libros en esperanto y persiguiendo a sus hablantes. Haciendo uso de su simbología, el régimen japonés comparaba a los esperantistas con sandías: verdes por fuera, pero rojos por dentro. En Europa, los nazis llegaron a considerar el esperanto una conspiración judía que exterminar. La II Guerra Mundial y el comienzo de la Guerra Fría iban a terminar de desplazar y arrinconar al movimiento, sepultando también la ideología que lo sustentaba.

1909kongresouniversalbarcelona

El esperanto en la actualidad

Los esperantistas fueron a ratos perseguidos, a ratos ignorados y a ratos criticados por su utópica y trasnochada quimera. El nacionalismo se había terminado imponiendo frente al cosmopolitismo y, aunque algunos socialistas y comunistas se interesaron por esta lengua, que pretendía, como su ideología, ser internacional, la era Stalin terminó por debilitar esta atracción. La caída de la URSS y la consolidación de Estados Unidos como poder hegemónico han asentado el inglés como lengua franca. Aunque por número de hablantes va después del chino y del español, es innegable que es una lengua puente en la comunicación entre países.

Los esperantistas niegan que el hecho de que el inglés se haya establecido como lengua predilecta en las relaciones internacionales haya desbancado definitivamente su proyecto y defienden por el contrario que hoy más que nunca es necesaria una lengua universal, neutral y accesible. Este objetivo refleja más un ensueño que una voluntad real, pero lo que sí ha logrado el esperanto es consolidar una red internacional de esperantistas que permanecen en contacto permanente gracias a las nuevas tecnologías. Algunos de ellos presumen de haberse adelantado a la red couchsurfing con Parporta Servo.

Internet ha servido además de plataforma para reavivar muchas de las nociones universalistas dormidas y ha hecho posible acceder a cursos, diccionarios y foros de esta lengua, además de facilitar el intercambio de experiencias culturales relacionadas. Hoy en día, se calcula que la cifra de hablantes llega a los dos millones, pero muchos expertos creen que esta puede aumentar por el fácil acceso que permiten hoy las redes y el relativamente poco tiempo que lleva aprender esta lengua. El número de hablantes ha crecido desde principios del siglo XX muy por encima del de la población mundial, aunque muy lejos de sus expectativas primeras.

Se pueden hacer numerosas críticas al esperanto, en parte entendibles por el contexto en el que se creó como lengua, pero que pesan en su desarrollo y evolución. Es una lengua desarrollada a partir de las europeas, especialmente a partir de las lenguas romances, germánicas y, en menor medida, eslavas. Las lenguas africanas y asiáticas no se ven, por tanto, representadas de igual forma en esta lengua.

A su alrededor se ha creado una cultura con artistas que disfrutan con esta lengua y escriben canciones, libros, poesías… Aquí merece la pena señalar que Zamenhof escribió libros y poesía en esperanto, algo que para muchos expertos supuso la materialización y relativo éxito de su proyecto frente a otros que aspiraban también a la universalización. El hecho de que utilizara la lengua sirvió como testimonio de que podía darle vida más allá de los manuales y normas teóricas. No puede decirse que el esperanto triunfara: no se ha convertido en un idioma universal ni muchos menos ha conseguido un entorno mundial de armonía y paz. Pero sí puede decirse que es la lengua inventada que más éxito ha tenido.

El esperanto está presente en servicios como el Traductor de Google, Facebook y cada vez se ofrece más en plataformas de idiomas como Duolingo. Desde 2015, solo en Duolingo son cientos de miles los que aprenden esperanto cada año, tanto en inglés, como desde el 26 octubre de 2016 en español. Con 234 000 artículos, la Wikipedia en esperanto se encuentra en el puesto nº 32 y en proporción es la más internacional de todas en origen de contribuciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s