Dieciséis años, ¿edad para votar?

La ausencia de cinco diputados de la izquierda forzó este martes el rechazo a la primera de la toma en consideración de una reforma legal que podría haber ampliado el censo electoral en 900.000 personas más. La propuesta para ampliar el derecho de voto a los mayores de 16 años fue rechazada por 173 votos en contra y 168 votos a favor…

psoe-y-podemos-unen-fuerzas-para-rebajar-la-edad-de-voto-hasta-los-16-anos

¿Por qué la edad del sufragio debe reducirse a los 16 y no a los 17 o 15 años? La razón principal radica en que la gran mayoría de derechos y deberes de la juventud se adquieren a los 16 años. A pesar de que la mayoría de edad llega con los 18 años, una gran parte de responsabilidades como ciudadano se adquieren al llegar a los 16 años. La diferencia más notable es que una persona de 16 años puede ser castigada de la misma manera que un adulto.

Una persona joven de 16 años puede adquirir derechos y responsabilidades que implican una gran responsabilidad, tales como casarse, emanciparse, obtener un trabajo, La formación obligatoria se finaliza a esta edad. Esto significa que los y las jóvenes cuando llegan a los 16 años han completado la educación secundaria obligatoria proporcionada por la sociedad, han adquirido la madurez y los conocimientos básicos en historia, temas sociales y otras asignaturas que les permiten ser ciudadanos socialmente responsables. Sin embargo, el derecho que les permite ejercer su ciudadanía en plenitud, que es el voto, no es reconocido hasta que no cumplen los 18.

votojoven

Hace una década, el Ayuntamiento de Sevilla pidió a expertos de reconocido prestigio un informe sobre esta cuestión, porque había propuesto extender el derecho al sufragio en las elecciones locales a los jóvenes de 16 y 17 años. Entre ellos, figuraban el filósofo y pedagogo José Antonio Marina y la profesora titular de Derecho Civil de la Universidad Complutense María de la Vágoma. La conclusión de ambos es clara: la propuesta “es viable porque a esa edad los adolescentes tienen las capacidades intelectuales, afectivas y volitivas requeridas para actuar responsablemente”. Y sigue: “Las cautelas acerca de su vulnerabilidad emocional o de su desconocimiento de asuntos políticos no pueden ser tenidas en cuenta, porque aceptarlas supondría tener que revisar la capacidad emocional y de información de todos los votantes sea cual sea su edad”.

Marina, al igual que los juristas y psicólogos de la adolescencia consultados, señala al propio ordenamiento jurídico español para poner de manifiesto la disparidad de criterios existente a la hora de reconocer la madurez de ese grupo poblacional. Así, las leyes españolas permiten a los mayores de 14 años otorgar testamento, adquirir la nacionalidad española, tener licencia de caza y poder reconocer a un hijo, y a los 16 se le reconoce capacidad para un contrato laboral y pagar impuestos, recuerda. Y puestos a seguir, desde los 16 pueden elegir a sus representantes laborales y, en el caso de Catalunya, participar en las consultas populares. También casarse y durante un tiempo, las jóvenes pudieron abortar sin consentimiento de sus padres (ahora, sí, pero si van con algún progenitor). Pero no pueden ir a la cárcel al regirse por la ley Penal del Menor, que los considera penalmente responsables con un régimen específico.

Es decir, para unas cosas son maduros y para otras, no. Este es el argumento del Consejo de la Juventud de España para solicitar el voto a los 16 años. “La juventud está preparada para tomar decisiones, involucrarse y participar de forma responsable y solidaria en todo aquello que le afecta”, insisten.

Y recuerdan que el propio Parlamento Europeo aprobó el año pasado el proyecto de reforma de la ley electoral europea, que entre otros puntos propone unificar la edad del voto a los 16 años (Austria permite votar a los jóvenes a partir de los 16 años).

1331323839_337941_1331324117_noticia_normal

En el Instituto Juan de la Cierva. Por Samuel Sánchez

Y desde el punto de vista político, ¿los adolescentes son conscientes de lo que votan? Uno de los diputados de Ciudadanos argumentó el pasado martes el voto en contra de su grupo en que los chavales podrían llevar al gobierno a partidos ultras (de un tipo o de otro), dando a entender que a esa edad se es más visceral. Y puso como ejemplo lo que está ocurriendo actualmente en Austria, país que permite el voto desde el 2007 y que podría ser gobernado en breve por un partido de ultraderecha.

¿Tan decisivo es el voto de este grupo de jóvenes? Según explica la doctora en Ciencias Políticas e investigadora de la Universitat Oberta de Catalunya Carol Galais, en un artículo en Politikón, apenas si suponen el 2% del censo electoral. Un porcentaje muy reducido, al que se sumaría la abstención que caracteriza el voto joven. “La primera generación tratada con esta medida se sentirá especial y será más participativa de lo esperable el resto de su vida, por lo sonada de su primera experiencia electoral. Pero lo más normal es que la siguiente remesa de jóvenes de 16 a 17 años no se sintiese ya tan extraordinaria y las tasas de participación volviesen a las andadas”, señala Galais.

En lo que sí coinciden todos es en la necesidad de fomentar la educación para la ciudadanía, en la línea marcada por el Consejo de Europa, “para conseguir implicar de forma activa en la vida democrática a las y los jóvenes que no participan en el asociacionismo”, indican desde el Consejo de la Juventud. En la misma línea se pronuncian Marina y De la Vágoma, quien cree que “aunque fueran verdaderas, las referencias hechas a la volubilidad afectiva de los adolescentes, a su sesgada percepción del riesgo o a su impulsividad, eso no supondría un argumento en contra de la extensión del voto, sino un decisivo argumento a favor de intensificar la educación para la toma de decisiones responsables, no sólo políticas, sino vitales”. La asignatura Educación para la Ciudadanía propuesta por el Consejo de Europa desapareció con la Lomce.

n-urna-electoral-large570

Hay quien se echa las manos a la cabeza cuando oye hablar de la posibilidad de permitir a los jóvenes de 16 años votar. ¡Noooo, no están maduros para decidir el gobierno de un país! A esta argumentación suelen acompañar otras como que los chavales de 16 y 17 años son influenciables, que el entorno les puede hacer tomar decisiones que no compartan, que son radicales… No nos estamos inventando estas argumentaciones. Figuran en el diario de sesiones del Congreso de los Diputados que de momento tiene dividido al Congreso de los Diputados..

Fuentes: LaVanguardia- ElMundo- CJE- EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s