¿Podría España sufrir un terremoto como el de Italia?..

Cada vez que se produce un terremoto devastador en alguna parte del mundo surge la misma pregunta. ¿Podríamos ser nosotros víctimas de un evento similar?.  Según la Red Sísmica Española, se producen unos 2.500 terremotos anuales en nuestro país y sólo dos al mes llegan a ser sentidos por la población…

peligrosidadaceleracion--620x449

«España ya ha sufrido terremotos como el de Italia y los volverá a sufrir inexorablemente. El sismo de Lisboa de 1755 fue incluso superior y causó más de un millar de muertos en el Golfo de Cádiz por el tsunami que provocó», sentencia el arquitecto especializado en sismorresistencia Patrick Murphy. Afortunadamente, apenas tarda un segundo en matizar: «Pero es poco probable que ocurra en un futuro próximo porque el periodo de recurrencia de estos fenómenos es de 500 a 1.000 años».

Un terremoto de magnitud 6,2, como el que se ha registrado la pasada madrugada en el centro de Italia y que ha provocado más de un centenar de víctimas mortales «es posible pero poco probable», especialmente en las dos mesetas y el centro de la Península Ibérica, según el técnico del Instituto Geográfico Nacional Carlos González. En todo caso -ha explicado- no se puede predecir cuando podría pasar, aunque se han dado casos en el pasado de terremotos de 6 grados. Las zonas de mayor riesgo son Almería, Murcia, Granada, el cabo de San Vicente, Cádiz, el Estrecho de Gibraltar, el mar de Alborán, bajando hacia el mar y llegando hasta Melilla.

También ha comentado que Argelia tiene una actividad sísmica importante que a veces se puede llegar a sentir en España. Otras zonas, pero de menor sismicidad son Pirineos y Galicia. Por su parte, «en las dos mesetas no suele haber actividad, ya que Castilla y León, Madrid y el norte de Castilla-La Mancha son las áreas más estables de la Península Ibérica».

Este experto ha explicado que el centro de Italia es un área de «bastante riesgo sísmico» en la que se han producido terremotos históricos de esta magnitud, incluido el de 2009 en L’Aquila, a unos 60 kilómetros al sur de Amatrice. Así, ha precisado que esta alta actividad se debe, principalmente, a la subducción de la placa del Adriático, que se está metiendo por debajo de Italia y a los esfuerzos de las placas africana y europea.

Además, ha comentado que el terremoto de Italia está dejando numerosas réplicas, más de 160 según el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) de Italia, de las que una de ellas ha alcanzado una magnitud de 5,5 en la escala Ricther. En general «todas son réplicas», aunque no se produzcan exactamente en el mismo sitio e incluso podrían estar produciéndose en fallas distintas, que se activarían a partir del movimiento en la placa del terremoto inicial.

«Todo está relacionado y podemos hablar de réplicas que, probablemente irán disminuyendo, tanto en número como en intensidad», ha indicado González, que tampoco descarta que pueda registrarse estos días en la zona otro terremoto incluso peor pese a que la probabilidad sea baja. En todo caso, ha advertido de que las réplicas durarán algunos días.

Nepal-1

Breve alerta de tsunami

Por otro lado, ha explicado que el terremoto del centro de Italia motivó que la pasada madrugada se activara la alerta de tsunami en España, ya que de forma automática, cuando un seísmo cumple ‘ciertas características’ se activa este aviso desde el Instituto Geográfico Nacional.

Así, ha precisado que desde la Red Sísmica se activó un mensaje para Protección Civil de posible tsunami o actividad anómala marina. El técnico ha añadido que se trata de un ‘protocolo automático’ que se activó porque el temblor se produjo a menos de 100 kilómetros de la costa y por superar la magnitud 6. También ha restado importancia a este aviso porque en el ‘hipotético caso’ de que haya actividad anómala en el mar, esta habría afectado a las costas del Adriático pero ha confirmado que «no hay constancia» en ningún punto del Mediterráneo.

En todo caso, el mensaje permaneció activo durante horas al producirse de madrugada, hasta que a las 8.00 horas, con técnicos ya en el IGN, lo pudieron cancelar una vez comprobados los mareógrafos.

Una decena de seísmos catastróficos

Pero aunque en la Península «las fallas activas no tienen una traza muy grande y cuando se rompen suelen hacerlo parcialmente, liberando mucha menos energía», «no hay que olvidar que hemos tenido más de una decena de terremotos catastróficos a lo largo de nuestra Historia».

Es posible que para que se produzca un evento como el de 1755 haya que esperar un milenio. Pero como advierte Patrick Murphy, «el problema está en los de magnitud 6 o incluso 5, que tienen periodos de recurrencia de 10 y 5 años y pueden ocasionar muchos daños si se originan justo debajo de zonas densamente pobladas».

Exactamente eso es lo que ocurrió con el seismo de Lorca en 2011, que provocó 9 muertos y la destrucción de casi un millar de edificios. «Aquel terremoto reunió circunstancias muy desfavorables. Fue muy superficial (3 km de profundidad), próximo (3 km de distancia epicentral) y en una zona de alta vulnerabilidad (con poca capacidad de sus edificaciones para resistir el movimiento)».

En España las zonas de mayor riesgo sísmico y no siempre se ha construido pensando en ello. La falla de Alhama de Murcia tiene un rosario de pueblos edificados encima. Y lo mismo ocurre con las de Crevillente y del Bajo Segura. «En España hay muchas ciudades construidas encima de fallas activas porque no estaban cartografiadas y cuando se descubrieron, como la probabilidad de sufrir un seísmo es baja, se siguió construyendo.

lorca02

Planes de actuación

Después de la experiencia de Lorca, las autoridades españolas comenzaron a revisar la normativa sismorresistente. «El año pasado ya se aprobó la directriz básica frente a riesgo de tsunami y se está trabajando en el plan estatal con las comunidades». Pero algunos técnicos como Patrick Murphy piensan que aún se está lejos de tener la parte operativa tan engrasada como debiera. «En Chile, en todas las esquinas de las ciudades de costa hay carteles con rutas de evacuación y sirenas; todo está protocolizado. Aquí tenemos hecha la parte administrativa y teórica pero no la operativa. Hay playas del Golfo de Cádiz de las que, a día de hoy, no se podría sacar a las 10.000 personas que se concentran en verano en 45 minutos, que fue lo que tardó en llegar la primera gran ola de 1755», avisa Murphy.

«A pesar de la obligatoriedad de desarrollar los planes que establece la directriz básica de Protección Civil, en casi todos los municipios de Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y gran parte de Cataluña no lo han hecho. Parece que los ayuntamientos no los consideran prioritarios.

Punto de encuentro

Como hemos visto el mayor índice de peligrosidad se localiza en el sur y sureste de la península (Granada, sur de Alicante, Almería y Murcia). Mientras que la zona atlántica frente al Cabo de San Vicente (suroeste de Portugal), es una de las zonas con mayor actividad sísmica de todo el planeta aunque al tener tanta distancia hasta la costa de España y Portugal, los daños se minimizan. Y es que en esa zona se localiza un ‘punto triple’, que es un espacio en el que convergen y friccionan placas de Euroasia, Africana y Atlántica.

Los terremotos más fuertes de España fueron:

  • Año 1829 (de magnitud 9, con epicentro en el Bajo Segura, con 839 muertes y 2.965 edificios destruidos).
  • Año 1884 (con epicentro en Arenas del Rey con 800 víctimas mortales).
  • 20 de abril de 1956 (12 personas fallecidas, más de 70 heridas y 500 edificios destruidos en los barrios granadinos de Zenete, Berricuelo y Cartuja, así como los pueblos de Albolote y Atarfe), 1969, 2005 y dos en 2007 (12 de febrero y 12 de agosto).
  • El 29 de enero de 2005, se registró un terremoto de magnitud 4,7 y 500 réplicas en los días posteriores, con epicentro en la localidad murciana de Bullas. Destruyó 800 viviendas.
  • El 11 de mayo de 2011 fue sacudida la localidad de Lorca, en Murcia (magnitud 5 y varias réplicas días despúes). Su epicentro estaba localizado en la Falla de Alhama.

El 22 de octubre de 2012 se dio a conocer que el terremoto de Lorca estaría relacionado con un descenso continuo del nivel de las aguas subterráneas, que hubiera generado un desplazamiento de toda la zona. Los científicos de la universidad de Western Ontario estimaron que el descenso de 250 metros en el nivel freático podría haber favorecido el terremoto, pero no se han atrevido a valorar si es la causa principal debido a la dificultad que supone estudiar los orígenes de los terremotos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s