¿Cómo funciona el radar que ha encontrado el nuevo descubrimiento del Stonehenge II?

Los arqueólogos usan técnicas muy avanzadas para investigar incluso desafíos tan grandes como el nuevo descubrimiento del Stonehenge II o Durrington Walls. Es capaz de detectar construcciones a una profundidad de hasta cuatro metros y visualizarlos generando una especie de imagen radiográfica…

Por Pedro Torres

Tenemos por costumbre ver a los profesionales de la arqueología como aquellas personas buscando trozos de historia oculta bajo la tierra pero nada más lejos de la realidad. A pesar de que las excavaciones son uno de las experimentos prioritarios de la arqueología, aún debe mejorar. Es caro, lento y destruye muchas de las pruebas que pueden ser útiles para la ciencia. En realidad, los arqueólogos usan técnicas muy avanzadas para investigar incluso desafios tan grandes como el nuevo descubrimiento del Stonehenge II o Durrington Walls.

El monumento está integrado por 90 piedras, algunas originalmente de 4,5 metros, y data de hace unos 4.500 años, lo que le haría contemporáneo o anterior a Stonehenge. “Se trata de un lugar ritual ancestral que usaban nuestras antecesores como Catedral”, señala Vincent Gaffney, uno de los arqueólogos de la Universidad de Bradford que ha descubierto el hito.

Estos monumentos megalíticos han sido descubiertos a través de un radar especial. Es capaz de detectar construcciones a una profundidad de hasta cuatro metros y visualizarlos generando una especie de imagen radiográfica, los investigadores han descubierto una línea de 330 metros de largo, constituida por decenas de piedras de grandes dimensiones, y una veintena de enigmáticos pozos rituales, de hasta cinco metros de diámetro cada uno.

Estas estructuras están enterradas debajo de una parte del banco de “henge” prehistórico más grande de Gran Bretaña. La palabra inglesa “henge” designa a una estructura arquitectónica de forma casi circular u ovalada, de entre 20 y 300 metros de diámetro, que suele contener círculos formados por piedras y, en algunos casos, por postes de madera, y que data del Neolítico (año 6.000 a 3.000 aC) y la Edad de Bronce (año 3.000 a 1.500 aC).

Según la Universidad de Birmingham, mediante las técnicas de teledetección (detección a distancia) y estudios geofísicos, que incluyeron el uso de un GPR, un magnetómetro y un escáner láser de 3D, se han descubierto 17 monumentos rituales de la época en que Stonehenge adquirió su forma característica y se han mapeado en detalle decenas de túmulos funerarios.

¿Cómo funciona?

Las antenas del georadar emiten ondas electromagnéticas de corta duración en la banda de frecuencias de UHF-VHF (entre 20MHz y 2.5GHz) que son reflejadas en las discontinuidades del terreno causadas por cambios bruscos en las propiedades electromagnéticas de los materiales (permisividad dieléctrica, conductividad eléctrica y permeabilidad magnética). Con estos datos se obtiene información de la morfología del subsuelo. Para cada posición se registra una traza, y su registro a lo largo de perfiles paralelos producen prismas de georadar. Los datos se posicionan mediante una estación robótica total o GPS.

Anuncios

Un comentario en “¿Cómo funciona el radar que ha encontrado el nuevo descubrimiento del Stonehenge II?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s