¿Virus de ébola transgénico? : contestan a las acusaciones del profesor liberiano

El Dr. Cyril Broderick, profesor de agricultura y recursos naturales de la Universidad Estatal de Delaware, publicó anteriormente un artículo en el medio Liberian Observer sobre la situación del Ébola en África, en donde acusa que el virus de la epidemia que azotó a Sierra Leona, Guinea y Liberia en 2014 es un virus genéticamente modificado, liberado en las pruebas que están desarrollando algunas instituciones estadounidenses. Las acusaciones fueron contestadas en el medio Washington Post el 26 de julio…

Un enfermero sostiene a un niño con sospecha de Ébola en un centro de tratamiento, el 5 de octubre de 2014 en Paynesville, Liberia. El ébola se convirtió en una epidemia, pero no en pandemia. (John Moore/Getty Images)
Un enfermero sostiene a un niño con sospecha de Ébola en un centro de tratamiento, el 5 de octubre de 2014 en Paynesville, Liberia. El ébola se convirtió en una epidemia, pero no en pandemia. (John Moore/Getty Images)

Por Anastasia Gubin

“Los informes afirman que el Departamento de Defensa (de EE.UU.) hizo un contrato por un valor de $ 140 millones de dólares con Tekmira, una compañía farmacéutica de Canadá, para llevar a cabo la investigación del Ébola. Este trabajo de investigación implicó la inyección y la infusión de seres humanos sanos con el mortal virus del Ébola. Por lo tanto, el Departamento de Defensa aparece como colaborador en un ensayo clínico en seres humanos de Ébola NCT02041715, que comenzó en enero de 2014, poco antes que fuera declarada una epidemia de Ébola en el África occidental en marzo”, escribió Cyril Broderick en el Liberian Observer.

El Washington Post, describió el artículo “salvajemente especulativo y cómplice”, y entrevistó al portavoz de la Universidad del Estado de Delaware, Carlos Holmes, quien declaró que, la institución “no coartará” a  Broderick “sus derechos de la Primera Enmienda para dar una opinión acerca de los temas del día”.

El artículo de Broderick se titula “Ébola, SIDA ¿fabricados por farmacéuticas Occidentales, US DoD?”, y acusa al Departamento de Defensa (DoD) de Estados Unidos, el Instituto del Ejército de EE.UU. de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas (USAMRIID), la Universidad de Tulane de EE.UU., el Centro de Control de Enfermedades (CDC); Médicos Sin Fronteras, la farmacéutica canadiense Tekmira, la GlaxoSmithKline del Reino Unido, y el Hospital estatal Kenema en Kenema, Sierra Leona.

“Es preocupante que muchos informes también concluyen que el gobierno de EE.UU. tiene un laboratorio de investigación de bioterrorismo fiebre viral en Kenema, una ciudad en el epicentro del brote de Ébola en África Occidental”, añadió Broderick, destacando que el medio Theguardian.com informó, que “el financiamiento del gobierno de EE.UU. de ensayos Ebola en seres humanos sanos llega en medio de advertencias de los mejores científicos en la Universidad de Harvard y Yale, que tales experimentos virus son un riesgo que pueden desencadenar una pandemia mundial. Esa amenaza persiste”.

El profesor liberiano señaló que Estados Unidos, Canadá, Francia y el Reino Unido “todos están implicados (…) y es necesario que prosigan con una reparación penal y civil por daños y perjuicios, a los países africanos y la gente debe asegurar la representación legal de reclamar daños de estos países, a algunas corporaciones, y las Naciones Unidas”.

Sobre la Universidad de Tulane, se refirió citando el artículo de Yoichi Shimatsu, donde se definió que el brote del Ébola coincidió con las campañas de vacunación de la ONU, según lo publicado el 18 de agosto de 2014, en la Libertad Beacon.

“África no debe relegar el continente para convertirse en una localidad para la liberación y la deposición de sustancias químicas peligrosas, drogas peligrosas y agentes químicos o biológicos de las enfermedades emergentes. Hay una necesidad urgente de acción afirmativa en la protección de los menos pudientes de los países más pobres, especialmente los ciudadanos africanos, cuyos países no están científicamente y industrialmente dotados como Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales, de las fuentes de la mayoría de los virus o bacterias genéticamente modificados, que están diseñados estratégicamente como armas biológicas. Es muy preocupante que el Gobierno de Estados Unidos ha estado operando un laboratorio de investigación de fiebre hemorrágica, de bioterrorismo viral en Sierra Leona. ¿Hay otros? Dondequiera que existan, es el momento de poner fin a ellos. Si existen otros sitios, es recomendable seguir el paso de retraso, pero esencial: Sierra Leona cerró el laboratorio de armas biológicas de Estados Unidos y dejó la Universidad de Tulane para su análisis posterior”.

“El mundo debe alarmarse. (…)Deben responder a la gente. Por favor ponerse de pie para detener la prueba Ébola y la cobarde propagación de esta enfermedad”, señala el escrito del profesor liberiano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que al 5 de julio de 2015, que se registraron 30 nuevos casos de Ébola en una semana, destacando 3 en Liberia, país libre de la enfermedad desde el 9 de mayo de 2015. después de no registrar ningún nuevo caso en 42 días. El 12 de julio, sumó otros tres nuevos casos.

Desde que se declaró la epidemia en marzo de 2014, al 26 de julio, que ha habido “un total de 27.748 casos reportados confirmados, probables y sospechosos de la Enfermedad Hemorrágica de Ébola en Guinea, Liberia y Sierra Leona, con 11.279 muertes (este total incluye muertes reportadas entre los probables y sospecha de los casos, aunque no se conocen los resultados de los muchos casos)”, según la OMS el 29 de julio.

Además se contaron 880 infecciones de los trabajadores de salud confirmados reportados de Guinea, Liberia y Sierra Leona desde el inicio del brote, con 510 muertes.

Universidad de Tulane.

Cuando se desató la epidemia de Ébola, La Universidad de Tulane informó en junio de 2014 que expertos de su institución “están en el suelo en Sierra Leona y Guinea en África Occidental para responder a los recientes brotes de Ébola, una fiebre hemorrágica rara con una alta tasa de mortalidad”.

“Hasta ahora, todos los casos de ébola en Sierra Leona han sido epidemiológicamente relacionados con un mismo paciente, un curandero tradicional que trató a las personas infectadas que cruzaron la frontera de Guinea”, aseguró la Universidad, destacando que Robert Garry, profesor de microbiología e inmunología en la Escuela de Medicina e investigador de la Fiebre Hemorrágica Viral, quien con sus colegas, “han llevado a cabo investigaciones en los últimos 10 años en el Hospital de Kenema en otra fiebre hemorrágica, enfermedad de Lassa, que infecta a cientos de miles de personas en África cada año”,  aclaró la institución.

“Un resultado es el desarrollo de un equipo de campo para el diagnóstico rápido de Lassa , permitiendo a los médicos para responder a casos rápidamente”, agregó. “Estamos trabajando en vacunas y medicamentos para el Ébola y otras fiebres hemorrágicas”, dijo Garry. “Las soluciones están llegando”, declaró la Universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s