¿Cual es el futuro de la prensa?…

Robert G. Kaiser, ex editor del Washington Post ha dejado un ensayo en el The Brokkings Institution que nos deja algunos datos interesantes sobre cómo ha  evolucionado la prensa en los EEUU en los últimos años. El panorama es devastador y parece que un Tsunami haya caído sobre el sector.

Internet ha introducido una serie de cambios competitivos que ha provocado a mi entender cambios estructurales en el sector. A saber y a modo de resumen con la entrada de nuevos competidores,  y derribando barreras de entrada.

10ee4d8ca143d6e083c6bdca07cd0b88

Desde su punto máximo en el año 2000, la publicidad en los periódicos se ha reducido casi en dos tercios, pasando de los $63.500 millones a los $23 mil millones.

Parte del pastel se lo han llevado nuevos soportes publicitarios cómo pueden ser Google y ahora Facebook y en gran parte este cambio se ha producido por la aparición de internet pero también porque desde hace muchos años el principal cliente de la prensa no son sus lectores sino los anunciantes.

La prensa utilizaba la creación de contenido para vender en cierto modo perfiles y esto es algo que ahora lo hace de forma mucho más eficiente y barata empresas cómo Google y Facebook.

No sólo la prensa se enfrenta a unos nuevos competidores muchos más eficientes que les roban parte del presupuesto de publicidad de sus clientes, su producto, es decir los lectores, también están migrando.

Sólo 1/3 de los norteamericanos de menos de 35 años le dan un vistazo al periódico al menos una vez a la semana. Hoy la parte de la población más joven consume las noticias en redes sociales, agregadores de noticias, RSS, o buscadores. En internet, los periódicos han perdido la fuerza de la marca que hacía que en un kiosko la gente les comprara. En internet, la marca ya casi no importa, se accede a una noticia concreta desde ese lugar donde la gente está.

Ofrecer información y noticias empaquetadas cómo hacen hoy la mayoría de los periódicos en internet aporta poco valor a la gente más joven. Se busca leer una noticia en concreto, no todas las columnas de opinión, noticias de deportes, economía y política que ofrece un periódico. Probablemente el formato con el que los periódicos captaban lectores ha quedado también obsoleto.

Cómo dice Kaiser, la mayoría de lectores fieles que conserva la prensa están hoy en día más cerca de la tumba que del colegio.

Y en cuanto ingresos la tendencia en publicidad sólo puede ir a peor. Mirad este gráfico donde se en donde pasa hoy en día la gente su tiempo para consumir noticias y la desproporción que aún tiene hoy en día en cuanto a ingresos que reciben  de publicidad formatos como los periódicos o en menor medida la televisión en los EEUU.

Internet Rompe el modelo:

Con internet han desaparecido las barreras de entrada y la prensa ha entrado en un gran océano rojo. La caída de ingresos ha provocado que en EEUU las redacciones de los periódicos hayan pasado de tener 59 mil periodistas en 1989 a poco más de 36 mil en 2012.

Internet permite medir a la perfección que noticias son las más leídas, las más clickadas, las más compartidas, eso no pasaba en el periódico en papel donde el lector no elegía la noticia que quería leer. Ahora el director de un periódico poro internet sabe perfectamente cual de las noticias que ha publicado es la que le trae más visitantes y cual no.

Si habéis notado una tendencia en la que empiezan a predominar las titulares populistas y las noticias amarillistas, incluso en este blog, es simplemente porque son las que más se leen y las que más se comparten. Sin ir más lejos, en un digital de economía la noticia que ocupaba un gran espacio en la portada era “¿Quién es la pechotes? La amiga del pequeño Nicolás.

El director sólo tiene que hacer números. ¿Cuántas visitas le trae este tipo de noticias? ¿Qué coste hora ha tenido elaborarla? no hay que ser un lince para entender que está tipo de noticia es infinitamente más rentable que una noticia bien elaborada en profundidad sobre Portugal Telecom y su fusión con Oi.

Recordad que el cliente no es el lector, no es este el que paga por leer los contenidos, el cliente es el anunciante y el anunciante, es decir el cliente de un medio, hoy en día da rentabilidad por volumen de tráfico y no discrimina muy bien si a los perfiles que a los que se les coloca su publicidad están leyendo en un medio económico una noticia sobre quién es la pechotes o son de los pocos que se están leyendo una explicación sobre lo que está sucediendo en eDreams.

A nosotros mismo nos pasa. Un mismo artículo, sin cambiar una coma de su contenido, recibe muchas más visitas si tiene un titular sensacionalista. Un artículo ligero con una buena foto que incite a compartir en Facebook recibe miles de visitas más que un artículo de análisis profundo.

Antes una redacción en la era del formato papel se podía permitir invertir tiempo en redactar un artículo extenso y una investigación en profundidad. El lector no decidía que contenido leía o que no, compraba todo el pack. Hoy, en la era de internet ese mismo artículo queda a las pocas horas retratado como no rentable.

Y sin darse cuenta el sector de la prensa se va metiendo en un océano rojo cada vez más intenso. Manda el tráfico, el volumen, la noticia se convierte en una commodite, predomina la nota de prensa para cubrir la información del día a día, el contenido es prácticamente el mismo en un 80% en todos los medios. La calidad no es rentable porque nadie la paga, y se escribe para Google, Facebook o cualquier otro agregador que son los que cada vez más llevan tráfico a un medio.

Obviamente querer competir en esta dinámica es suicida, pero de momento la gran mayoría, salvo excepciones, va directa a ese escenario.  Una especie de yo más que en el fondo acaba siendo un yo menos.

Y todo esto plantea un daño colateral. El lector, esa minoría, que sigue buscando calidad y que se va quedando huérfano. Quizás en algún momento el ese tipo de lector se deberá empezar a plantear que si quiere encontrar lo que busca deberá dejar de ser un producto, un perfil que se vende a los anunciantes para pasar a ser el verdadero cliente aunque ser el verdadero cliente comporte tener que pagar. Algunos en esto empezarán a ver una oportunidad.

La ventaja que tiene la era de internet en el periodismo es que es posible gracias a la reducción de costes de distribución, que un periodismo de calidad pagado por los lectores sea de nuevo rentable, el único peligro es que creará dos tipos de ciudadanos, los que pueden pagar para leer un periodismo de calidad e independiente en donde el lector es el cliente y el resto a los que se les dará a leer sólo aquel contendido que la publicidad y un alto volumen de tráfico hagan rentables.

De momento, de los pocos medios que han empezado a desmarcarse del océano rojo con cierto éxito tenemos al New York Times, al que las suscripciones digitales ya le aportan $150 millones al año, muchos otros de continuar con la tendencia actual y de seguir compitiendo en un océano rojo van a degradar tanto su marca que pronto les será imposible plantear a sus lectores un modelo de pago, simplemente porque ya no tendrán lectores sin paracaidistas.

 http://www.gurusblog.com/archives/futuro-de-la-prensa/28/10/2014/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s