ERE… ¿concurso empresarial?

A día de hoy, desafortunadamente, es muy habitual escuchar o estar afectado por una empresa en  CONCURSO de ACREEDORES o que ha realizado un expediente de regulación de empleo, comunmente llamado ERE, merece la pena abordar como se realiza éste en una  empresa en situación de concurso de acreedores.

Este plantea también la posibilidad de realizar modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo y no solo a las reguladas en el artículo 41 ETsino que también engloba traslados.
Por tanto, a través del ERE CONCURSAL se puede realizar los siguientes tramites:

– EXTINCION DE CONTRATOS DE TRABAJO
– SUSPENSION DE CONTRATOS DE TRABAJO.
– TRASLADOS.
– MODIFICACION DE JORNADA DE TRABAJO.
– MODIFICACION DEL REGIMEN DE TRABAJO A TURNOS.
– MODIFICACION DEL HORARIO Y DISTRIBUCION DEL TIEMPO DE TRABAJO.
– MODIFICACION DEL SISTEMA DE REMUNERACION Y CUANTIA SALARIAL.

Las ventajas del ERE, para el empresario, se concretan en dos. Por un lado, la indemnización mínima a abonar es menor que en un despido improcedente individual, fijándose 20 días por año trabajado, menos de la mitad. Por otro, permiten adoptar durante las negociaciones, medidas más lights, como las suspensiones de empleo/ reducciones de jornada, de tal modo que el trabajador pueda seguir cobrando cantidades similares a las que estaba percibiendo, compatibilizando los ingresos de la prestación por desempleo con los de su jornada reducida.

En el caso de que toda la plantilla esté afectada por un ERE, éste también incluirá a los trabajadores que disfrutan de baja por maternidad (también por paternidad), por enfermedad o de una reducción de jornada por cuidado de hijos menores. Sin embargo, estos despidos deberán justificarse muy específicamente en una reestructuración parcial. En cualquier caso, esta situación no perjudicará el cálculo de la indemnización, que se realizará atendiendo al tiempo total de servicios, sin excluir el periodo de baja.
Si os fijáis, el ERE es una versión laboral de un concurso empresarial (antigua suspensión de pagos o quiebra). Se trata de, en una situación de crisis empresarial, buscar una salida ordenada para una pluralidad de titulares de derechos, que evite los privilegios de algunos (aquí habría que hablar, pues la realidad es otra) y garantice la viabilidad de la empresa, y con ella conservación de los puestos de trabajo salvables.
Cuando se redacta un ERE, se establecen en el documento unas preferencias y condiciones que se deben cumplir. Si la empresa no actúa conforme a lo pactado, o hay una sospecha de discriminación de algún tipo hacia un sector de la plantilla, el trabajador puede presentarse ante el juzgado de lo social y abrir una causa. Esto ocurre cuando todas las personas afectadas por el ERE son mujeres o trabajadores mayores.  
Si se demuestra que hubo vulneración de los derechos fundamentales, o discriminación de algún tipo, la empresa tendrá que readmitir al trabajador y pagarle todos los salarios pendientes desde su despido. El empleado por su parte, puede pedir una indemnización, aunque por el momento no está tasado de antemano, de modo que el juez tiene libertad para decidir si procede o no, y cuál será la cuantía.
Alexi Longoria
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s